Si usted es en crisisSi no se trata de una emergencia, llame al 911 o a los Servicios de Crisis de CO. 844-493-8255
(970) 485-6271
Envíenos un correo electrónico

Ashley Hughes

⬅ Volver a Rostros de la Esperanza

De la curación a la sanación: El viaje de Ashley Hughes

Liam_Doran-1733 Ashley H Vert 600x372.jpegConocí a Ashley Hughes cuando vino a la oficina de Building Hope el pasado mes de julio para ofrecer una demostración de su clase "Sanación a través del yoga" como evento de conexión con la comunidad. Me impresionó su presencia; tenía una honestidad feroz, dominada por el pelo castaño rizado recogido en una cola suelta, grandes ojos azules y ni una pizca de maquillaje. Combinada con su fuerza física, poseía el tipo de energía que imponía espacio y respeto.

"La razón por la que puedo dar esta clase con orientación y autoridad es porque tengo un trauma severo", comienza. "Me costó mucho tiempo admitir que había un problema. Mis médicos, a lo largo del camino, me dijeron que tenía suerte de tener el yoga en mi historial, porque lo que ocurre con el trauma es que la mente y el cuerpo se desconectan."

Continúa diciendo que el yoga la ayudó a aprender a sentarse con las emociones que son desafiantes durante períodos de tiempo más largos; aprendió a determinar dónde siente esas sensaciones en su cuerpo; y qué tipo de cosas puede hacer para ayudar a cambiar esos sentimientos, hacer que disminuyan en duración, o permitirle simplemente sentarse a través de ellos. Además, el yoga tiene un componente de atención y meditación que, según ella, puede ayudar a sanar el cerebro.

Durante una hora, Ashley guió al personal de Building Hope a través de su crecimiento en la sabiduría personal y la comprensión del conocimiento científico, el movimiento y la respiración, la quietud y la concentración. Sus palabras fueron nítidas y eficientes, redactadas a lo largo de los años para recordarse a sí misma y enseñar a los demás los poderes curativos de la conexión mente/cuerpo. Aprendimos a "escanear el cuerpo", a sintonizar con las partes de nuestro cuerpo que sienten emociones; y pasamos por cada uno de los siete chakras, centros de energía situados en la columna vertebral que están conectados a varios órganos y glándulas del cuerpo.

Al final, al menos uno de nosotros lloró, habiendo liberado una parte de la emoción tóxica que estaba atada con fuerza en diferentes partes de nuestros cuerpos. Fue entonces cuando supe que la historia de Ashley podría ayudar a otros con la suya.

Dice que es normal que las personas que experimentan un trauma pasen por tres fases: 1) no contar nada a nadie, tratando de suprimir los sentimientos y las emociones; 2) contar todo a todo el mundo porque esa energía y esa historia necesitan ser liberadas, al tiempo que se comprende que eso reduce el poder personal; y 3) contar la historia pero siendo consciente de controlar la narración.

Aquí está, la narración consciente que comparte para ayudar a otras personas que han experimentado un trauma, con la esperanza de que ellas también puedan aprender a escribir sus propios finales -y comienzos- valientes.

✴ ✴ ✴

Ashley Hughes creció en Cleveland, Ohio. Dice que su madre, que se crió en Chicago, la educó para pensar que todo es mejor en Chicago, pero ella siguió siendo fiel a "C-Town" y a su gracia en el lago. "Quiero decir, vamos, tenemos tres equipos deportivos nacionales, sedes de grandes empresas, buenas universidades - ¡y 'Los Vengadores' se rodó en la calle 9! Lo tenía bien", dice, claramente protectora de la ciudad que la nutrió y ayudó a sanar. Es como si se identificara con la fuerza que necesitó Cleveland para reconstruirse después de haber sido apodada "El error del lago", debido a la contaminación del lago en la década de 1970; y de haberse convertido después en el epicentro de las ejecuciones hipotecarias, el abandono y la decadencia tras la crisis financiera de 2008. "Cleveland se ha vuelto tan vibrante", dice, recordando inconscientemente que todo es posible.

Estudió en la Universidad de Minnesota y se especializó en Ciencias Políticas, italiano y alemán (también domina el español y sabe leer y escribir en francés). Su pasión por el deporte le permitió acceder a un programa de postgrado internacional de élite en gestión deportiva, marketing y derecho. Sus estudios la llevarían a Inglaterra, Italia y Suiza para estudiar cada componente de forma intensiva en tramos trimestrales.

Cuando se le pide que se describa a sí misma durante este periodo, Ashley habla rápidamente, como si se apresurara a rebobinar el reloj hasta su yo anterior al trauma. "Era una versión de conejito energizante excesivamente ambiciosa", dice. "Si podía encontrar la manera de hacer algo que me interesaba, lo hacía realidad. Tenía la energía y la capacidad de movilizar a toda una sala. Cuando algo me apasiona de verdad, mi nivel de energía se dispara; probablemente por eso me resulta fácil motivar a la gente, sobre todo en el ámbito del fitness y el yoga."

La trayectoria de Ashley hasta convertirse en comercializadora deportiva de la Copa del Mundo dio un giro brusco tres semanas antes de cumplir los 28 años y tres meses antes de licenciarse, cuando sufrió un suceso traumático.

"Durante las dos semanas siguientes falté a algunas clases", algo que no se puede hacer en este programa intensivo de 9 horas diarias, dice. "Empecé a tener pensamientos suicidas y no sabía por qué. Vi a un terapeuta durante tres semanas. Sólo quería irme. Sólo había oscuridad. Las piezas de mi pasado o mi futuro ya no encajaban", dice. "Me sentía perdida".

✴ ✴ ✴

Ashley se trasladó a su casa en Cleveland en septiembre de 2017 en un estado de confusión, depresión y rabia, habiendo cerrado básicamente la puerta al mundo del deporte.

Al volver a casa sin trabajo; sintiendo vergüenza por no tenerlo, ya que sus compañeros de clase ocupaban puestos destacados en el mundo; y sintiendo confusión y depresión por algo que no recordaba, Ashley buscó ayuda médica, pensando que tenía una deficiencia de vitaminas dada su errática dieta en el extranjero. Le dieron una dosis baja de un antidepresivo y le dijeron que se sentiría mejor en seis meses. Pero no fue así.

Tal vez el único aspecto positivo de su regreso a Cleveland fue conocer a un hombre -Wilbur Pyn- que también volvía a casa tras probar la vida como instructor de snowboard en el condado de Summit. A las pocas semanas, las montañas reclamaron su regreso. Tras dos meses juntos en Cleveland, Ashley y Wilbur se trasladaron al condado de Summit. Ashley admite que fue un acto impulsivo, pero confiaba en Wilbur, se sentía segura con él, así que se dirigieron juntos al oeste.

El cerebro y el cuerpo trabajan juntos para protegerte suprimiendo los recuerdos que pueden causar daño, dice Ashley. Pero sentirse seguro provocó sus propios levantamientos. "Cuando mi cerebro empezó a sentir que estaba lo suficientemente seguro, empezó a liberar ciertos recuerdos, cuando se desencadenaban. Un mal momento", admite. "Acababa de mudarme con un nuevo novio a 1.000 millas de casa y ahora mi cerebro empezó a albergar flashbacks. No podía ni empezar a entenderlo en una comunidad donde no conocía a nadie, no tenía médicos, familia o amigos que me apoyaran."

Tras seis semanas en el extranjero con Wilbur, donde se sintió "feliz y normal", volvió a caer en una espiral de pensamientos suicidas al regresar al condado de Summit. "Tenía miedo de dejarme sola. Ahora entiendo por qué se sentía tan impotente; no podía arreglarme, no podía hacerme sentir mejor", dice.

En el otoño de 2018, regresó a Cleveland y esta vez, a instancias de su padre, buscó ayuda en un centro de crisis que ofrecía terapia gratuita para ella hasta cinco meses, y a sobrevivientes secundarios -como sus padres, para ayudarles mejor a apoyarla. "Por eso los sucesos traumáticos son tan crueles", dice. "No sólo perjudican a la víctima inicial, sino a cualquier persona cercana en la vida, incluidos los padres y todas las personas significativas".

"Cuando negamos nuestras historias, éstas nos definen. Cuando nos adueñamos de nuestras historias,
tenemos que escribir un nuevo y valiente final.
-Brené Brown

Con una sólida conexión con su terapeuta, se sometió a varios tratamientos, incluido el EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares), y leyó vorazmente sobre todo lo relacionado con el trauma: TEPT, factores desencadenantes, distorsiones cognitivas; vio charlas TED, "todo lo que podía conseguir sobre neurología", dice. Al cabo de tres meses se puso una fecha límite para su recuperación: había sido contratada por el Dew Tour y tenía que estar en Breckenridge el 5 de diciembre de 2018, y quería estar preparada. "Había querido trabajar para el Dew Tour desde que tenía 18 años. No podía dejar que me quitaran esta oportunidad soñada'".

Entonces ocurrió algo sorprendente: "Una semana antes de irme, tuve un gran avance. Empecé a replantear mis experiencias", dice. "No era una intención maliciosa de Ashley Hughes. Sacar la identidad de mí misma de la experiencia me ayudó". Volvió al condado de Summit y se reunió con Wilbur.

"Wilbur y yo nos conocimos el día después de que me diagnosticaran incorrectamente una depresión de bajo grado", dice. "De alguna manera, él fue capaz de animarme a abrirme al respecto. Me habló de su propio trauma infantil y yo me sentí realmente avergonzada por sentirme deprimida; como mujer con padres, amigos, experiencias y oportunidades increíbles, no tenía sentido", dice. "Me recordó que todo el mundo, independientemente de sus circunstancias, tiene algo que le pasa. Me hizo sentir cómoda y normalizó mis retos".

Dice estar agradecida por la dimensión de su relación. "Él me apoya y está abierto a aprender", explica. "Cuando tengo problemas, me entran ganas de huir; él es capaz de sentarse conmigo y trabajar en los retos que se presentan. Seguimos mejorando el establecimiento de límites. He aprendido que él puede carecer de espacio para cuidarme en los días en que experimento un nivel de trauma y que, de hecho, tengo el poder de acudir a otros en busca de apoyo. Ha aprendido a decirme cuándo necesita un momento para que podamos evitar que sienta todo el peso de mi trauma. Trabajamos constantemente para identificar los pequeños desencadenantes y se ha vuelto reflexivo y consciente de cómo ciertas situaciones y experiencias pueden impactarme."

✴ ✴ ✴

Ya han pasado más de tres años desde el trauma y hay que reconocer que Ashley sigue trabajando en ello. Tiene más habilidades de afrontamiento. "Muchos médicos me han dicho que voy a estar preparada para afrontar muchos más retos que la mayoría de la gente", dice. "Eso es reconfortante, y creo que lo conseguiré".

A menudo se siente frustrada porque el proceso de recuperación es demasiado lento para ella, que se ha convertido en algo muy cíclico; mejora durante periodos y luego siente que lo que ha ganado se ha perdido y tiene que volver a empezar. "Pero tengo que recordar", dice, "que hace un año no podía hacer el trabajo que necesitaba hacer en mí misma y tener un trabajo. Ahora tengo seis trabajos. Puedo ver el progreso".

Parte de su terapia ha estado dirigida a domar su sistema de creencias negativas, su implacable empuje de toda la vida hacia y contra el concepto de sí misma de que "nunca será lo suficientemente buena". "Eso ya existía antes del trauma", dice. "El trauma lo amplió. Solía ser un poco petarda, bastante descarada y reactiva. Ahora tiendo a dedicar tiempo a las cosas, a rumiarlas, a intentar averiguar si se trata de una distorsión cognitiva. Aunque veo esto como una oportunidad, soy un trabajo en progreso".

Ahora da clases de yoga virtuales y presenciales en varios estudios del condado de Summit, es jefa de marketing y desarrollo de Breck Film y fue una de las ponentes principales en el TEDx Breckenridge evento a finales de 2020 (titulado "Currencies for Connection"). También ha empezado a impartir talleres introductorios, coaching 1:1 y seminarios de grupo sobre bienestar mental centrados en la educación, el autocuidado y la reducción del estigma.

Y a finales de octubre, Ashley empezó a trabajar con atletas profesionales y federaciones deportivas para proporcionarles herramientas y conocimientos sobre salud mental y bienestar. Ha creado su propia empresa, Supple[mental] Sports, con el eslogan "get your head in the game". Está dispuesta a volver al escenario mundial para enseñar lo que ha aprendido en apoyo de la salud mental de los atletas profesionales. "Creo que la industria del deporte ha avanzado mucho, sobre todo desde que en la universidad me decían: 'no muestres tus emociones. Si lo haces, tus perspectivas laborales se verán mermadas'. Creo que debemos mucho a la reducción efectiva del estigma, por lo que estoy muy agradecida. En general, sé por lo que he pasado, sé lo que he aprendido y sé que puedo ayudar".

Continúa su proceso de curación y trata de cuidarse lo mejor posible escribiendo un diario, coloreando, haciendo rompecabezas, escribiendo cartas, leyendo libros, caminando, meditando y practicando yoga.

La ansiedad y la depresión se van apartando poco a poco en favor de la esperanza. "El trauma me hizo más inteligente", dice finalmente. "Me obligó a aprender muchísimo sobre salud mental y me ha permitido educar a otros. Antes del trauma, si hubiera visto a alguien comportándose como yo, habría dicho: '¿qué le pasa a esa persona? Ahora digo: "¿Qué ha experimentado esa persona? ¿Recibe el apoyo que necesita? Tengo una mayor comprensión de cómo funcionan mi cerebro y mi cuerpo. Eso me va a ayudar mucho en la vida, y no lo habría tenido sin el trauma. El trauma me ha obligado a dar pasos atrás; me ha obligado a aprovechar la oportunidad de dar forma al Ashley Hughes que en última instancia quiero.

"Lo estoy consiguiendo", dice, con sus ojos azules brillando, "y creo que será un resultado muy bueno".

Ver Ashley's TEDxBreckenridge | Monedas para la conexión

✴ ✴ ✴

Historia de Suzanne Acker, escritora de proyectos especiales para Building Hope Summit County. Si tienes una historia que compartir, ponte en contacto con ella en suzanne@buildinghopesummit.org.
Fotos de Liam Doran / Liam Doran Fotografía
Vídeo de @dragonfruitvideo

Consigue ayuda:

 

A los blogueros de %d les gusta esto: