Si usted esta EN CRISIS,Llame al 911, si no se trata de una emergencia, llame a los Servicios de Crisis de CO. 844-493-8255
(970) 485-6271
Envíenos un correo electrónico

Pedir ayuda o

Ayudar a alguien

Cómo acercarse e iniciar la conversación.

HABLEMOS

Cualquiera tiene el poder de marcar una diferencia positiva en su comunidad en lo que respecta a la salud mental, y eso empieza por HABLAR. Ya sea una conversación en un telesilla, en una obra de construcción o en el aula de un instituto, quizá una de las cosas más poderosas que puedes hacer en tu comunidad es escuchar a alguien con amabilidad, compartir abiertamente tu propia experiencia e iniciar un diálogo positivo en torno a la salud mental. El cambio empieza por ti.

PIDE AYUDA

He aquí algunos consejos para pedir ayuda:

Encontrar a alguien que se sienta seguro

No importa si es un miembro de la familia, un amigo, un entrenador o un compañero de trabajo, habla con alguien en quien puedas confiar; alguien que sepas que puede responder de forma amable y solidaria y guiarte hacia algunos recursos útiles.

Sea honesto y abierto

A veces puede resultar incómodo compartir algo tan personal como un problema de salud mental, pero explicar cómo te sientes y cómo tus problemas afectan a tu vida puede ayudar a los demás a entender cómo ayudarte.

Deja que otros te ayuden

Es fácil pensar que deberíamos saber cómo ayudarnos a nosotros mismos cuando estamos luchando con un problema de salud mental, pero en realidad, a veces puede ser difícil encontrar el recurso adecuado. Cuando experimentamos un problema de salud mental, a veces nuestros cerebros no funcionan de la mejor manera posible, lo que hace que las cosas sean aún más confusas. Además, no hay una "talla única" cuando se trata de un tratamiento de salud mental. Por estas y otras razones, está bien aceptar ayuda. Haz lo posible por dejar de lado tu necesidad de hacerlo tú mismo. Pide ayuda a las personas en las que confías y deja que te ayuden.

asking for help
asking for help

PIDE AYUDA

 

He aquí algunos consejos para pedir ayuda: 

 

Encontrar a alguien que se sienta seguro

No importa si es un miembro de la familia, un amigo, un entrenador o un compañero de trabajo, habla con alguien en quien puedas confiar; alguien que sepas que puede responder de forma amable y solidaria y guiarte hacia algunos recursos útiles.

Sea honesto y abierto

A veces puede resultar incómodo compartir algo tan personal como un problema de salud mental, pero explicar cómo te sientes y cómo tus problemas afectan a tu vida puede ayudar a los demás a entender cómo ayudarte.

Deja que otros te ayuden

Es fácil pensar que deberíamos saber cómo ayudarnos a nosotros mismos cuando estamos luchando con un problema de salud mental, pero en realidad, a veces puede ser difícil encontrar el recurso adecuado. Cuando experimentamos un problema de salud mental, a veces nuestros cerebros no funcionan de la mejor manera posible, lo que hace que las cosas sean aún más confusas. Además, no hay una "talla única" cuando se trata de un tratamiento de salud mental. Por estas y otras razones, está bien aceptar ayuda. Haz lo posible por dejar de lado tu necesidad de hacerlo tú mismo. Pide ayuda a las personas en las que confías y deja que te ayuden.

Si no sabe a dónde acudir, siempre puede empezar con los Servicios de Crisis de Colorado 1-844-493-8255.

Pida lo que necesite 

Haz saber a tus amigos y familiares cómo pueden ayudarte. Puede que crean que dejarte solo es la mejor manera de ayudarte, pero en realidad necesitas más apoyo. O tal vez sólo necesites espacio y seguir hablando no te sirva de nada. Expresa tus necesidades. Tus redes de apoyo tendrán mucho más éxito a la hora de apoyarte cuando sepan lo que necesitas. 

Sigue hablando

Cuando no nos va bien, una de nuestras tendencias como seres humanos es callar y guardar nuestros problemas para nosotros mismos. Pero los expertos dicen que esa no es la solución. Por difícil que parezca, habla con alguien. Ábrete, aunque sea difícil. Sigue hablando de ello. Sepa que la gente se preocupa. A veces la gente no sabe cómo responder cuando intentamos abrirnos, pero no lo tomes como una señal de que no les importa. Sigue hablando y compartiendo. No te rindas. Si quieres saber a quién acudir cuando tienes problemas, visita nuestra página OBTENER AYUDA.

help someone

AYUDA A ALGUIEN

Tus palabras no tienen que ser perfectas para ser poderosas y no tienes que ser un terapeuta para ayudar a alguien. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para ayudar a alguien que crees que puede tener problemas. Acércate a ellos. Tu impacto puede ser grande.

Pregunte y evite las suposiciones

Haz preguntas como: "¿Cómo estás?" "¿Cómo te sientes, de verdad?". También puedes acompañar esa pregunta con una observación objetiva como: "Me he dado cuenta de que últimamente has dejado de pasar tiempo con tus amigos, ¿te encuentras bien?"

Evita las suposiciones o las afirmaciones subjetivas del tipo: "Te he notado muy deprimido" o "Creo que vas de mal en peor, ¿qué te pasa?".

Limítate a las observaciones y deja que te digan cómo se sienten. Recuerda que no estás en su cabeza, así que, a menos que preguntes, no sabes lo que está pasando.

Escuchar (activamente)

Deja que tu amigo termine sus frases y complete sus pensamientos sin interrumpirle. La escucha activa implica el contacto visual, la presencia y el reconocimiento de que estás escuchando a alguien durante una conversación.

Ni siquiera es necesario ofrecer una solución inmediata. Simplemente escucha con compasión y significará mucho. Puede que no te parezca que estás haciendo mucho cuando escuchas, pero lo estás haciendo. A menudo, en nuestra ajetreada sociedad, la gente no tiene la oportunidad de ser escuchada.

Es un gran apoyo para alguien que está luchando por tener un oyente activo y sin prejuicios.

Ofrecer ánimo y apoyo

Las palabras de aliento tienen un gran alcance. Cosas como "creo en ti" o "pase lo que pase, estoy aquí para ti" pueden significar mucho.

Evite minimizar

Intenta no responder con afirmaciones que minimicen cómo se siente o por lo que está pasando como: "No es tan malo, otras personas lo tienen peor que tú" o "Sólo estás teniendo una mala semana, seguro que no es nada". Este tipo de afirmaciones hacen que parezca que la persona está exagerando, haciendo un gran problema de nada. En lugar de minimizar, puedes intentar validarlas, diciendo cosas como: "Vaya, eso parece muy duro" o "Lo siento mucho, no puedo imaginar lo que es" o "Dios, parece que estás haciendo lo mejor que puedes", eso parece un reto. No sé cómo lo manejaría yo".

Asegúrese de tener tiempo para hablar

Puede parecer obvio, pero cuando te acerques a alguien para preguntarle cómo está, asegúrate de tener el tiempo y la capacidad de estar presente con él tanto física como emocionalmente. La gente es muy perceptiva y si le preguntas cómo está, pero no eres sincero o no parece que tengas tiempo para escuchar, se dará cuenta y se guardará sus preocupaciones.

Ser una persona segura

Si alguien ha compartido información sobre su problema de salud mental, lo más probable es que le haya resultado difícil hacerlo. Lo último que necesita es que esa información se comparta con otros de una manera que no sea útil. No cotillees. No lo compartas con los demás. Sé una persona segura y deja que hablen de sus problemas en sus propios términos cuando estén preparados. La única excepción a esta regla sería si sientes que alguien puede hacerse daño a sí mismo o a otros. Si tienes miedo de que esto ocurra, pregúntale a la persona: "¿Sientes que podrías hacerte daño a ti mismo o a otra persona?". O "¿Estás considerando el suicidio?" No tengas miedo de hacer una pregunta directa. Si dicen que sí, no les dejes. Quédese con ellos y ayúdelos a conectarse con recursos de emergencia como los Servicios de Crisis de Colorado (1-844-493-8255). Si dicen que no, sea una persona segura y mantenga la confidencialidad de lo que han dicho.

Evite juzgar a los demás

No utilices un lenguaje como "loco", "raro", "psicópata". El lenguaje estigmatizante no es útil.

Regístrese o esté disponible para ellos de nuevo en el futuro

Aunque puede ser un gran alivio para alguien compartir su problema de salud mental, normalmente una sola conversación no resolverá todos sus problemas. Haga un seguimiento de su amigo, colega o ser querido. Después de la primera conversación, acércate a él para preguntarle cómo se encuentra. No es tu trabajo ser un terapeuta o ser su único apoyo, pero puedes ser un amigo y asegurarte de que se han conectado con la ayuda que necesitan.

Todos somos imperfectos. No estás solo.

Emily Steingart in Snow Faces of Hope
Being a friend Share hope

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Suscríbete al boletín en español

BUILDING HOPE NO TIENE LOS RECURSOS PARA APOYARTE EN UNA SITUACIÓN DE CRISIS. SI ESTÁS EN CRISIS, POR FAVOR LLAME AL 911 Y SOLICITE LA ASISTENCIA DEL EQUIPO SMART. O PARA NECESIDADES NO URGENTES LLAME A LOS SERVICIOS DE CRISIS DE COLORADO AL 844-493-8255 O envíe un mensaje de texto con la palabra "TALK" al 38255.

Dirección

Oficina: 701 Granite St #270, Frisco, CO 80443

Correo: PO Box 1771, Frisco, CO 80443

Llámenos

(970) 485-6271

Envíenos un correo electrónico

info@buildinghopesummit.org

Ponte en contacto con nosotros