Si usted es en crisisSi no se trata de una emergencia, llame al 911 o a los Servicios de Crisis de CO. 844-493-8255
(970) 485-6271
Envíenos un correo electrónico

Breanna Roach

⬅ Volver a Rostros de la Esperanza

Del éxito a la felicidad

El accidentado camino de una joven hacia la satisfacción

Sería difícil encontrar a alguien más preparado para el éxito que Breanna Roach, de 18 años. La graduada con honores de la Summit County High School de 2020, que ahora viste de naranja y azul como "Wahoo" en la Universidad de Virginia, se reunió conmigo en la mesa de mi cocina a principios de junio para hablar de su viaje emocional desde Summit County, Colorado, hasta Charlottesville, Virginia.

"Creo que la escuela secundaria es una época difícil para muchos estudiantes y muchos de nosotros simplemente luchamos por la salud mental", dice al principio de nuestra conversación. "Para muchos de nosotros, la gente ve la felicidad definida como el éxito en los estudios, los deportes, las amistades, los logros extracurriculares, pero la felicidad no es siempre lo que sentimos por dentro. En el instituto aprendí mucho sobre el desajuste entre la percepción pública y la personal. Me llevó a tener muchos días malos y muchos días buenos; ambos fueron importantes para mi crecimiento, y sin ambos no estaría donde estoy hoy".

Tras recorrer mucho terreno en esas dos horas, Breanna hace girar de vez en cuando las hebras cobrizas de su melena rizada que enmarcan un bonito rostro salpicado de pecas. Sus ojos azules son brillantes y honestos, firmes y profundos. Cuando habla, lo hace con precisión, como si hubiera pasado mucho tiempo amasando sus pensamientos.

En el poco tiempo que pasé con ella, me sorprendió que alguien tan joven pudiera identificar y apreciar el proceso de cesión de la oscuridad a la luz, de ser paciente y estar presente para sentir cómo se disipa la pesadez, de dar sentido a la confusión. Sí, Breanna Roach se encuentra en un buen momento; ha aceptado una beca en una universidad de primera categoría de la costa este, ha declarado que la enfermería es una de sus especialidades, le encanta la libertad del verano preuniversitario en una hermosa ciudad de montaña, la vida es buena para ella estos días. Y ha aprendido que va a hacer falta lucha, fuerza, valor y esperanza para que esos días buenos continúen.

✴ ✴ ✴

Nacida en el condado de Summit, Breanna creció disfrutando de las bondades de los deportes al aire libre y las actividades recreativas. "Tuve una infancia típica del condado de Summit", dice. "Vas a la escuela, te relacionas con tus compañeros, esquías con tus familias los fines de semana. Fue una buena época".

Asistió a la escuela primaria Frisco, a la escuela secundaria Summit y al instituto Summit. Una orientada a los objetivos, con iniciativa propia, sobresalió académicamente en el Programa de Bachillerato Internacional de la escuela secundaria; y en los deportes, llegando a ser capitana del equipo de fútbol Varsity como junior, jugando al baloncesto, fue miembro del equipo de esquí. Tenía muchos amigos íntimos y participaba activamente en innumerables clubes y como consejera de campamentos.

Al desgranar sus logros, admite que el éxito tuvo sus costes: "Desde una perspectiva externa, parecía que era feliz y tenía éxito, así que no había nada de qué preocuparse. La gente mide tu éxito en función del rendimiento escolar, las actividades extraescolares, la vida social... check, check, check. Yo tenía todas esas cosas y me iba bien en todas ellas. Así que me identificaron como exitosa, y asumieron que debía ser feliz, ¿no?". Más adelante hablaremos de esto.

Breanna y su hermana Ashley son gemelas fraternas y se diferencian tanto en su temperamento como en su aspecto. "Ella es alta, rubia y bronceada", dice. "Nunca se diría que somos hermanas, y mucho menos gemelas. No éramos muy unidas de pequeñas, pero a medida que crecemos nos vamos acercando".

Su madre dirige una tienda en Keystone y su padre es un programador informático autónomo. Cuando habla de su relación con su familia, lo hace con una visión de lo que hace que el condado de Summit sea diferente de otros lugares cuando se trata de criar a los niños. "La gente del condado de Summit -como estereotipo- le gusta la fiesta y la diversión", explica. "Mis padres no son una excepción. Les gusta esquiar, acampar, correr por los ríos, salir de fiesta; se trata de divertirse, de continuar con ese ambiente del condado de Summit."

Reconoce que tuvo que costar mucho más trabajo que diversión para que sus padres pudieran enviarla a ella y a su hermana a la universidad, por lo que está muy agradecida, pero dice: "Es la forma de ser del condado de Summit; todos nuestros modelos y mentores adultos vinieron aquí porque les gustaba esquiar y divertirse, así que para muchos de nosotros está normalizado tener adultos en nuestras vidas a los que les gusta la fiesta, así es.

"Como mi vida es tan ajetreada y la de ellos también, nos unimos en torno a las actividades que teníamos en común, pero no teníamos necesariamente tiempo para mantener conversaciones abiertas o conocernos fuera de esas actividades comunes. Mis padres y yo nos unimos en torno al esquí, pero a veces parecía que no me conocían del todo bien".

Breanna no sabe la respuesta a la pregunta del huevo y la gallina: ¿Desarrolló una relación extraordinariamente fuerte con sus amigos porque carecía de ella con sus padres? ¿O no desarrolló una relación más profunda con sus padres porque sus amigos satisfacían sus necesidades emocionales?

"Sólo sé que mi vida social y mi vida familiar estaban muy separadas", dice. "No tener una relación estrecha con mis padres no era un problema para mí porque tenía un sistema de apoyo realmente bueno de amigos, profesores y mentores; y para ser justos, convivía bien con mis padres. Éramos una unidad familiar funcional que se quería".

Hacia el final del instituto, con todas las actividades y las expectativas de sobresalir, Breanna anhelaba una relación más amplia y profunda con sus padres. "No sabía cómo iniciar una conversación con ellos porque nunca había hablado con ellos de cosas importantes. No se me ocurrió que debía hablar con ellos, ni siquiera cómo hacerlo.

"Simplemente me volqué hacia mis amigos y otros grupos. Durante un tiempo interioricé muchas cosas, pero en el penúltimo año hice muchos amigos nuevos y conocí a gente nueva con la que podía hablar y fui realmente abierta con ellos, así que eso me ayudó mucho."

Fue en su tercer año cuando las cosas mejoraron y empeoraron para Breanna, con esos días buenos y malos de los que hablaba antes. Fue una de las 40 estudiantes admitidas en el Programa del Diploma del Bachillerato Internacional en el instituto Summit. Se trata de un "exigente plan de estudios de dos años que satisface las necesidades de los estudiantes altamente motivados y conduce a una calificación reconocida por las principales universidades de todo el mundo", según el sitio web del distrito.

El Programa IB incluye clases intensas y avanzadas de nivel universitario, exámenes que determinan los créditos de nivel universitario, múltiples ensayos, un ensayo extendido, siete requisitos para cada clase, entre otras exigencias. "Estaba al límite, jugando al fútbol Varsity, jugando al baloncesto, horas de deberes después de la escuela y mucha privación de sueño". Con un promedio de unas cuatro horas/noche de sueño, Breanna recuerda que "era algo genial cuando estás en los documentos de tareas del profesor a las 2:30 de la mañana y ves que siete de tus compañeros también están haciendo el trabajo al mismo tiempo. Era una comunidad muy unida. Todos sabíamos en qué nos estábamos metiendo; no es que no nos advirtieran de lo duro que iba a ser".

Algunos de los estudiantes que no tenían actividades extraescolares pudieron hacerlo todo con más facilidad, pero está mal visto, dice, porque "necesitas actividades extraescolares para estar 'equilibrado'". Utiliza la palabra con énfasis para subrayar la ironía.

Con las exigencias de la escuela y las actividades extracurriculares en aumento, también lo hizo su conciencia de sus problemas de salud mental. Veía cómo sus amigos podían hablar con sus padres sobre sus problemas y eso le hacía desear el mismo tipo de relación. Las comparaciones afectaron negativamente a su imagen y a su salud mental, lo que repercutió negativamente en su rendimiento escolar, lo que repercutió negativamente en la relación con sus padres. Era un círculo vicioso que Breanna quería detener desesperadamente.

"Tomé la decisión de no hacer mi ensayo extendido (un requisito para el Diploma del BI) en mayo del primer año y debía entregarlo en febrero del último año. "Sabía que no hacer la redacción era lo correcto. No compartí la decisión ampliamente porque me daba vergüenza. Había fracasado en mi objetivo de obtener el diploma del IB justo a mitad de camino; había una gran sensación de fracaso. Y no fue como un alivio dejarlo pasar porque seguía fingiendo que lo estaba haciendo. Era algo que tenía que pasar".

Durante este tiempo, los mecanismos positivos de afrontamiento no aliviaban el agotamiento y la tristeza de Breanna, así que recurrió a los negativos, incluida la autolesión, una práctica en la que participan entre el 13 y el 23 por ciento de los adolescentes. Las autolesiones pueden consistir en cortarse, beber demasiado, darse un atracón o drogarse; son una forma de sentir algo distinto a lo que se siente.

Para Breanna fue una ironía más que, aun estando formada y equipada para ayudar a otros en sus viajes de salud mental, flaqueara con el suyo propio. "Estaba muy preparada en materia de salud mental. Fui a la consejería de pares; fui consejera de pares para estudiantes de secundaria. Era consciente de lo comunes que eran las autolesiones y la depresión entre mis compañeros; siempre había sido la persona que ayudaba. Era extraño. Seguía cumpliendo ese papel de hablar con la gente que tenía problemas mientras yo pasaba por todo esto. Sé qué consejos de salud mental le daría a alguien que estuviera pasando por lo mismo que yo, pero yo misma no podía seguir los consejos. Lo intenté con todas mis fuerzas, pero no pude aconsejarme a mí misma".

 

 

"La terapia fue una de las cosas que más impacto positivo ha tenido en mi vida. Me dio estrategias -como ser más consciente de
pequeñas cosas o reorganizar mi lenguaje para que sea más positivo. Me dio una salida para comunicarme y encontrar soluciones;
amplió mi sistema de apoyo. Todavía estoy en contacto con mi terapeuta".

- Breanna Roach

 

Tras compartir algunos de sus problemas con su mentor, decidió acudir a un terapeuta privado en noviembre de su último año. "La terapia fue una de las cosas más positivas que he hecho. Me dio estrategias, como ser más consciente de las pequeñas cosas o reorganizar mi lenguaje para ser más positiva. Me dio una salida para comunicarme y encontrar soluciones; amplió mi sistema de apoyo. Todavía estoy en contacto con mi terapeuta", dice. "Estaba en el punto en el que quería abordar los problemas, y me había dado tiempo para pensar en ellos y había practicado hablar de ellos con amigos. Un par de años antes no habría sido capaz de identificar mis problemas ante un terapeuta".

Cuando se le pregunta si cree que el estigma que rodea a la salud mental ha aumentado o disminuido, ofrece otra visión penetrante: "Creo que hemos hecho un buen trabajo en la normalización de la idea de que las personas que luchan con la salud mental pueden tener éxito", comienza. "Pero algo que no está muy normalizado es que las personas con éxito pueden tener problemas de salud mental. Cuando tienes éxito, la gente asume que tienes una buena salud mental porque tiene que ser así hasta cierto punto, pero hay casos como el mío, en el que puedes parecer exitoso por fuera y seguir luchando por dentro. El rendimiento escolar y la buena salud mental no van necesariamente de la mano".

Dice que ver a un terapeuta le hizo comprender las expectativas y las diferentes formas en que las personas se muestran amor entre sí. "Mi terapeuta me ayudó a darme cuenta de que mis padres hacían todo lo que hacían porque se preocupaban por mí y querían lo mejor para mí. Eso me ayudó".

Su terapeuta también la ayudó a ser más consciente de los peligros de los mecanismos de afrontamiento negativos, así como de la eficacia de los positivos. "Me metí en la meditación, en las pautas de respiración, en las actividades físicas, en llevar un diario, en hablar con los amigos... cosas a las que no era perjudicial recurrir. Con el tiempo, el ciclo se rompió".

"Desde el punto de vista biológico, los cerebros jóvenes forman hábitos muy rápidamente", continúa. "Por eso las autolesiones o el consumo de sustancias pueden ser difíciles de abandonar cuando se empieza de joven. Nuestros cerebros están pensados para aprender, por lo que forman vías neuronales con rapidez y facilidad. También son capaces de reaprender nuevos comportamientos, por lo que cuando se redirigen los pensamientos, se pueden crear vías nuevas y más positivas."

Si suena como si ella supiera mucho sobre estas cosas, así es. Como parte de la Sociedad de Empoderamiento Juvenil de Summit (YESS), Breanna y otros miembros del club crearon la Coalición Juvenil sobre el Tabaco, y abogaron con éxito, a través de datos, investigaciones y testimonios, por el aumento de las regulaciones y los impuestos sobre los productos del tabaco en el condado de Summit. Estos entraron en vigor en 2020.

✴ ✴ ✴

Historia de Suzanne Acker, escritora de proyectos especiales para Building Hope Summit County. Si tienes una historia que compartir, ponte en contacto con ella en suzanne@buildinghopesummit.org.
Fotos de Byron Swezy / @dragonfruitvideo
Vídeo de @dragonfruitvideo

 

Obtenga ayuda

A los blogueros de %d les gusta esto: